"La accesibilidad es un derecho y no podemos permitir que se convierta en un producto de lujo"

A lo largo de toda su vida, Sara Rodríguez ha compartido espacio con familiares con discapacidad y ha sido voluntaria en entidades de personas con enfermedad mental. “Ellos me han aportado una vida más rica y la oportunidad de conocer una realidad distinta a la mía y aprender de ella“, asegura.

Profesionalmente ha trabajado en recursos para personas con discapacidad intelectual, desarrollando programas de autonomía y desarrollo de habilidades. En el año 2015, Sara se convirtió en socia de Altavoz Cooperativa, donde desarrolla servicios de accesibilidad cognitiva y coordina diversos equipos. Además, en el curso 18-19 pasó por UIC Barcelona School of Architecture realizando el Postgrado en Accesibilidad y Diseño para Todos.

"La accesibilidad es un derecho y no podemos permitir que se convierta en un producto de lujo"