“El arquitecto podría tener, y tiene, una gran repercusión en la crisis de refugiados actual”

Javier Quiñoá Iglesias es de Lugo, Galicia, y acaba de terminar el Máster en Cooperación Internacional: Arquitectura Sostenible de Emergencia.”Yo pertenecí a ese grupo de chicos que no sabía muy bien hacia donde enfocar su futuro a la hora de ir a la universidad”, confiesa, “mi elección estuvo basada en mis capacidades y consejos familiares”.

Su Trabajo Final de Máster ahonda en el impacto que tienen las políticas europeas en las rutas de los refugiados y le ha valido una distinción de Cáritas por el carácter social de su investigación. Hablamos con él para que nos explique las políticas europeas sobre migración y el papel fundamental que tiene la arquitectura en nuestra sociedad.

Acabas de finalizar el ‘Máster en Cooperación Internacional: Arquitectura Sostenible de Emergencia’. ¿Por qué decidiste especializarte en este ámbito?

Estuve trabajando un par de años en el sector privado llevando alguna dirección de obra de pequeños proyectos. Sin embargo, en plena crisis, no había suficiente volumen de trabajo y decidí especializarme. Durante la carrera recuerdo haber leído algo sobre el uso insostenible de arena en la construcción y, desde ese momento, me interesé por los métodos de construcción alternativos y busqué algo relacionado. Al final, encontré este máster haciendo un poco de ‘research’ online y el programa me encantó. Sin lugar a dudas, el curso cumplió con mis expectativas.

¿Cuál es la mayor lección que te ha enseñado este máster?

Difícilmente podría quedarme solo con una. Por una parte, valoro enormemente los conocimientos adquiridos en cuanto a la incidencia de la arquitectura en la sociedad y del panorama humanitario en general. Pero, si tuviera que elegir, me quedo con las personas tan inspiradoras que he conocido, tanto profesores como compañeras y compañeros de clase.

A finales de mayo presentaste tu trabajo de final de máster “European Policies’ Impact on the Route of Migrants and Refugees: The case of the Mediterranean Western Route to Spain”, ¿puedes explicarnos en qué consiste?

Digamos que cuando “sucede” un evento que provoca el desplazamiento masivo de personas existen protocolos de actuación in situ, es decir, los campos de refugiados. Incluso se establecen protocolos de integración, o deportación, cuando una persona desplazada llega a su destino. Sin embargo, ¿qué pasa en medio de todo este proceso? Con mi trabajo he intentado mostrar el tránsito y las dificultades añadidas que suponen para el migrante las políticas europeas que, al final, resultan ser medidas proteccionistas en vez de humanitarias.

image2.jpg
Sirios de etnia kurda de Kobane se agolpan frente al alambre de espino que valla la frontera con Turquía ©John Stanmeyer

Aunque tu trabajo está más centrado en la ruta mediterránea oeste, actualmente, y por desgracia, hemos visto que varios países del este de la Unión Europea han decidido aplicar medidas para evitar la entrada de migrantes a sus países. Desde tu punto de vista como arquitecto, ¿qué puede aportar la arquitectura en el abordaje de la crisis mundial de los refugiados?

Entristece ver como algunos países se gastan más dinero en construir murallas que en cooperación. Como individuos hay cosas que no podemos evitar. A pesar de ello, considero que los arquitectos tienen un papel fundamental a la hora de repensar o gestionar los espacios donde viven los refugiados. Un claro ejemplo es el campo de refugiados de los rohingyas en Bangladesh: un terreno hostil y vulnerable. Creo que el arquitecto tiene las herramientas necesarias para implementar mejoras, ya sea en evacuación de aguas residuales o fortalecimiento del terreno, entre otros, que pueden salvar muchas vidas.

Por otra parte, a pesar de esa concepción generalizada del arquitecto como un profesional de la infraestructura, un enfoque social te permite ser capaz de desarrollar estrategias para, por ejemplo, evitar barrios segregados o guetos en las ciudades de acogida, incluso estrategias de diseño o urbanismo que favorezcan la integración social. Si la integración de los refugiados fuera más eficaz seguramente se mitigarían las medidas anti-inmigración llevadas a cabo por ciertos países.

Existen multitud de circunstancias donde el arquitecto podría tener, y tiene, gran repercusión en esta crisis de refugiados.

Da la sensación, atendiendo a la legislación que se ha aprobado en materia de migraciones a nivel europeo (último tratado de Dublín), que existe cierto desinterés por acometer soluciones reales para los refugiados, que acaban atrapados en tierra de nadie ¿Cuáles crees que son los motivos?

Realmente, hasta la guerra de Siria, no se había producido ningún desplazamiento transnacional de personas tan masivo hacia Europa que no se pudiera absorber. Por lo tanto, con las leyes de la Convención de Ginebra parecía que habían encontrado una solución, a pesar de su ambigüedad. De nada sirve que se expliquen perfectamente los derechos que le corresponden a un refugiado si no hay manera de otorgárselos. Esto es lo que se intentó determinar a través de los tratados de Dublín, pero la falta de compromiso de los países miembros a la hora de cumplir con los objetivos establecidos y el creciente flujo migratorio ha propiciado que los países optaran por políticas proteccionistas y reaccionarias.

Me da la impresión de que la sensación de pérdida de soberanía nacional tras directrices europeas en el control de fronteras ha generado discursos anti-europeístas, como ha pasado en Hungría o Italia. Quizá esto ha predispuesto a que los siguientes tratados de Dublín fueran incluso más restrictivos en el otorgamiento de asilo. Esto supone millones de refugiados desamparados.

Está claro que ante problemas globales necesitamos soluciones internacionales, y el imparable crecimiento de desplazados; ya sean por razones climáticas o por que huyen de un conflicto, es un reto histórico para el cual la Unión Europea no está preparada.

Resultado de imagen de refugiados muertos en el mediterraneo
Patera de migrantes a la deriva en el Mediterráneo ©Massimo Sestini

Gracias a tu trabajo recibiste en la fiesta de final de curso una distinción honorífica de Cáritas por el carácter social de tu trabajo. ¿Qué supone para ti el haber obtenido esta mención?

Estoy muy agradecido por el reconocimiento. La verdad es que es un honor recibir este tipo de menciones.

¿Consideras que este tipo de distinciones son necesarias para alentar a la sociedad a realizar acciones de carácter social?

Resulta paradójico que no esté el carácter social implícito en las acciones de la sociedad, pero ciertamente es así. Considero que nuestro sistema fomenta un carácter individualista en el que, en ocasiones, vemos a las personas ajenas como una amenaza o un rival. Pero, volviendo a la pregunta, me gusta pensar que la única motivación que hace que las personas tengan compromiso social sea la empatía, o el sentimiento de justicia. Aunque, si las distinciones incrementan este tipo de actitudes, bienvenidas sean.

Ahora que ya has finalizado el máster, ¿cuáles son tus planes de futuro?

Intento no pensar mucho a largo plazo. Soy una persona curiosa, y me gusta ir probando diferentes cosas. Por ahora quiero asentarme en Barcelona, que es una ciudad que me encanta y  hace poco he encontrado trabajo en una constructora, y también intento colaborar como voluntario en alguna ONG siempre que puedo. Además, recientemente estuve colaborando con Greenpeace en un proyecto en el que investigamos fake news. Así que estoy abierto a todo, porque de cada experiencia se aprende algo nuevo.

image7

Para acabar, ¿qué consejo le darías a los estudiantes de arquitectura para que enfoquen sus trabajos al bienestar social?

Por una parte, les diría que resulta estimulante que ante una infinidad de amenazas como el cambio climático, los desplazamientos migratorios, la precariedad en las viviendas, y la gentrificación de ciudades, entre otros, la arquitectura juega un papel fundamental.

Pero, principalmente, les diría que no existe nada tan gratificante como saber que tu labor contribuye a un fin positivo.

Entrevista realizada por Selena Ramos, alumna de 2º de Periodismo en UIC Barcelona

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s