“Me gustaría que mi arquitectura acabe siendo interesante y, por momentos, rara”

A sus 18 años, Ana Giorgadze se define como una persona extrovertida. Su carácter abierto y aventurero le ha llevado a recorrer más de 3.500 kilómetros desde Tbilisi (Georgia) para estudiar en UIC Barcelona School of Architecture. “Espero que mi arquitectura acabe siendo interesante y, por momentos, rara”, afirma. Para Ana, una buena obra arquitectónica debería ser capaz de poder inspirar a los demás y mejorar la vida de la gente.

“Me gustaría que mi arquitectura acabe siendo interesante y, por momentos, rara”