La Cátedra Cerámica de Barcelona colabora con el Museo del Diseño para promover la utilización de la cerámica
El Economista