ÀGORA Arquitectura: Refugio para fin de semana

Antes del verano supimos que nuestros ex alumnos José Luis Cisneros y Joan Casals, al frente del despacho Àgora Arquitectura, habían resultado ganadores de la última edición de los Premios de la Agrupació de Joves Arquitectes de Catalunya (AJAC). La vivienda “Casa Caballero”, situada en el barrio barcelonés de Les Corts, fue reconocida como mejor proyecto en la categoría de “Reforma interior”.

Hoy, Cisneros y Casals llaman a nuestra puerta para presentarnos su nuevo proyecto, titulado “Refugio para fin de semana”. Un modelo prefabricado, transportable y realizado, en su totalidad, a base de materiales de proximidad y de origen natural. El proyecto busca la reducción de la huella ecológica y apuesta por un consumo energético reducido y por la baja emisión de CO2.

Los propios arquitectos nos explican la filosofía de su diseño en el siguiente artículo.

REFUGIO PARA FIN DE SEMANA

Tiempo de construcción: 30 días.

Peso total de la obra: 5 toneladas.

El encargo nos requería construir un refugio que permitiese disfrutar del tiempo libre.

El proyecto se sitúa en una pequeña parcela de una zona de acampada del pirineo catalán situada en la confluencia del rio Durán y el río Segre y la carretera que une Bellver de la Cerdanya con Isòvol, a través del eje Pirenaico.

Rodeado por los bosques del Tossal d’Isòvol y de Baltarga, en el campamento se respira una atmósfera respetuosa con el entorno. Por un lado, la limitación de los consumos energéticos invitan a tomar conciencia de la necesidad de aprovechar los pocos recursos con los que se cuenta. Por el otro, la reducida ocupación privada y la habitual externalización de la mayoría de los servicios comunes llama a preservar los lugares de encuentro, potenciando las relaciones sociales.

El refugio propuesto, presenta tres zonas claramente diferenciadas:

  • En la parte frontal se sitúan la sala y la cocina, dando continuidad dentro a las relaciones sociales que ocurren fuera, en el entorno. Esta parte recoge la zona pública del conjunto formando una única pieza que, a modo de gran porche, se abre al exterior mediante tres puertas correderas. Al mismo tiempo, esta zona pretende ampliar el espacio interior hacia el exterior. Para ello, se ha planteado una plataforma drenante y unas persianas enrollables que colonizan el exterior mediante un separador.

003

  • En la parte posterior, se plantean dos espacios: uno para dormir y el otro para almacenar. Ambos esconden la zona más íntima de la casa, recordando los espacios mínimos del mundo de las caravanas.

004

  • En la parte intermedia, se sitúa una barra de servicios pasantes, que dotan al conjunto del confort de algunos bungalows adyacentes.

La prefabricación está pensada en este proyecto como medida para optimizar recursos, disminuyendo al máximo las mermas, y como sistema para ganar tiempo, reducir costes y obtener mayor precisión.

Además, varios sistemas pasivos han sido tenidos en cuenta para reducir la demanda y el consumo energético:

  • Orientando la obra al sur: tres grandes correderas combinan dobles acristalamientos bajo-emisivos. De esta manera, en invierno se reducen las pérdidas de calor mientras que, en verano, un sistema de control solar basado en el uso de unas sencillas persianas enrollables, permite reducir las transmisiones e, incluso, generar una sombra que se apoya en un sistema de ventilación cruzada.
  • Elevando la casa unos centímetros del suelo mediante una hilada de bloques de hormigón. Una cámara de aire ventilada evita que suban las humedades del terreno aislando, así, el volumen edificado del frío y del calor del suelo.
  • Combinando el corcho expandido de la fachada con el tablero de virutas interior. Se crea, de esta manera, una gruesa protección térmica y acústica que requiere de nulo mantenimiento y que, al proceder de bosques sostenibles, resulta totalmente reciclable y evita cualquier puente térmico.

002

  • Planteando una construcción ligera y en seco. De esta manera, se reduce el peso total de la obra facilitando el transporte, la elevación y los recursos empleados.

El proyecto mira el entorno fijo del lugar acercándose a su materialidad, proponiendo un programa social acorde a su ubicación particular y atendiendo a unas demandas de clima que invitan a reducir la demanda energética. De esta manera, logramos reducir el consumo energético durante la vida útil de la construcción.

También mira el entorno móvil del emplazamiento, elevándose del suelo, acercándose a unas proporciones que hacen el proyecto transportable y reflexionando acerca de todos aquellos elementos que, como la plataforma, el toldo o el escalón juegan un papel fundamental en la arquitectura nómada del campamento y que ahora han pasado a ser sistemas de eficiencia energética más que soluciones de la autoconstrucción.

Todo desde la protección que ofrece un refugio ante la intemperie.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s