“La arquitectura hoy en día sabe hacer platos para todos los gustos, pero le falta aprender de nutrición”

Marta Delgado (París, 1994) terminó el Grado en Arquitectura en UIC Barcelona School of Architecture en el año 2017. Completó su paso por nuestra escuela con una estancia en la prestigiosa ETH de Zúrich, donde recibió clases de cognición aplicada al diseño. Terminada la carrera, decidió estudiar un postgrado en Salud y Armonía del Hábitat en la Escuela Sert de Barcelona. “Antes que en los espacios, siempre he tenido interés en las personas; en comprender quién somos y cómo satisfacemos nuestra necesidad de bienestar y felicidad”, asegura. Su interés cuasi innato por la relación entre arquitectura y ciencia le ha llevado a solicitar una beca de la Caixa –que acaba de ganar- para poder cursar sus estudios de postgrado en la Universidad de Berkeley (California) de aquí al año 2020. Además, su nombre está detrás del proyecto web www.archiimpact.com, un espacio de difusión y análisis en torno al impacto de la arquitectura en nuestras vidas que acumula más de una treintena de artículos firmados por colaboradores de prestigio. Estos últimos meses Marta Delgado está viajando por Asia. Desde la India, donde se encuentra actualmente, conversamos con ella sobre su visión de la universidad, la arquitectura y sobre su inminente nueva etapa en los Estados Unidos.

FB_IMG_1525067673682
Marta Delgado en la actualidad

¿A qué edad decidiste estudiar arquitectura y cuál crees que fue el desencadenante?
Siempre quise poder contribuir a la calidad de vida de las personas. Sobre los 15 años tomé consciencia de que los entornos construidos definen la realidad en que vivimos y nuestras posibilidades de comportamiento, interacción, socialización etc. Me parecía que los arquitectos tenían la enorme responsabilidad de crear el marco de la vida de la gente.

¿Qué viste en UIC Barcelona School of Architecture que no tuviesen otras escuelas de arquitectura de Barcelona o de otras partes de España?
Me interesaba una formación personalizada, con proximidad al profesor, y con asignaturas nuevas. En UIC Barcelona se hacen clases de arte, cooperación y otras materias que no podía encontrar fuera, y también había una estructura pensada para integrarlas todas de manera coherente.
¿Crees que la forma en que se articulan los estudios de arquitectura está conectada con la realidad profesional que se encuentra el arquitecto al abandonar la universidad?
No lo creo, pero tampoco creo que sea equivocado. En la carrera podemos soñar, imaginar y asumir retos que no se encuentran en el mundo profesional pero que nos enseñan a pensar. Creo además que el mundo profesional tiende a diversificarse y que la carrera no puede prepararnos para todas las especializaciones que podemos tomar como arquitectos, pero sí que nos enseña cómo se debe enfocar y desarrollar un proyecto, qué energía y ética hay que ponerle y cómo se trabaja en equipo.

¿Qué echaste de menos durante tus estudios?
Que me hablasen más de percepción, de emociones, del cuerpo, de cómo las personas sienten los espacios y de qué es la experiencia de la arquitectura, pero ya sabía que no iba a encontrarlo y que quería estudiar sobre ello después. Algunos profesores lo intentaron, pero creo que la profesión y por consiguiente la manera de enseñar arquitectura aún es muy objeto-céntrica.

También eché de menos más insistencia en cómo configurar los espacios y los edificios para cada función. Parece mentira pero no aparece en el programa ni una clase dedicada a enseñar cómo es más cómoda una cocina o una fila de aulas, ni una comparación crítica de buenos y malos ejemplos de la arquitectura en cuestiones que afrontamos cada vez que, por ejemplo, distribuimos una planta. Siento que las correcciones de proyectos no son suficientes para esto. Creo que, en general, en nuestra profesión no se concibe la necesidad de auto-evaluación y de transmitir un método o un conocimiento acumulativo de qué hipótesis obtienen los mejores resultados.

Tableau_zoom
Proyecto de Marta Delgado

Incides en una visión de la arquitectura que mira directamente hacia las personas y, en concreto, hacia nuestro bienestar y felicidad. ¿Es algo que se está teniendo en cuenta a la hora de construir un edificio o diseñar un espacio público, por ejemplo?
Creo que la profesión está muy dirigida al aspecto visible de las construcciones y los espacios más que a la experiencia que tienen las personas sobre éstos. Somos muy óculo-céntricos. Tengo fe en que mis colegas arquitectos hacen diseños robustos, útiles y bellos, pero ello no significa automáticamente que un entorno de diseño sea saludable o mejore nuestro bienestar, emociones y relaciones. Diría que “lo esencial es invisible a los ojos”, el impacto en el cuerpo y en el comportamiento es bastante desconocido aún entre los arquitectos porque el foco está en la forma y no en la experiencia final que recibe el usuario.
Ahí está la cuestión que me interesa, saber qué supone, qué es lo óptimo para las personas que pueda ofrecerles su entorno, en qué debemos incidir, en qué se fundamenta nuestra felicidad, cuánto tiene que ver con la salud física, cuánto con la mental y cuánto con nuestras oportunidades, cómo el entorno construido influye en las tres.
¿Cuál es, o mejor dicho, cuál debiera ser la relación entre arquitectura y ciencia?
La ciencia puede darnos muchas respuestas acerca de esto, a través de una investigación seria que evalúe los resultados psicofisiológicos que las condiciones ambientales nos producen. Si comparamos con la cocina, diría que la arquitectura hoy en día sabe hacer platos para todos los gustos, pero le falta aprender de nutrición -conocimiento científico sobre lo que necesita nuestro ser para sentirse bien y desarrollarse completamente-.
¿De qué manera consideras que los avances científicos y tecnológicos que, sin duda, en pocos años cambiarán nuestras vidas afectarán la manera en que se hace arquitectura?Creo que la cambiarán muchísimo. Construiremos con métodos y materiales diferentes y más sostenibles, que nos permitirán hacer formas más complejas y tener un control mucho más personalizado sobre el ambiente interior. Esto no es ni bueno ni malo, dependiendo de cómo decidamos usarlo puede derivar en ambientes sobrecargantes para nuestro sistema y alienantes para nuestras sociedades o, con el conocimiento científico adecuado y una ética del bienestar integral, podría ser una oportunidad para mejorar muchísimo nuestra calidad de vida y la experiencia personal y colectiva.

FOTO1.JPG
Trabajo final de grado de alumnos de UIC Barcelona School of Architecture en el que también tomó parte Marta Delgado

Acabas de ganar la beca de la Caixa para estudiar un postgrado en la Universidad de Berkeley ¿en qué consistirán estos estudios?
Se trata de un máster de dos años de investigación en arquitectura. Podré tomar materias de distintas facultades y luego plantear una investigación transdisciplinar. Pretendo hacer asignaturas que me permitan aprender más sobre biología y neurociencia, de otras facultades, así como de control de la calidad ambiental interior de los edificios y nuevas tecnologías para la arquitectura. La línea de mi investigación aún no la tengo nada clara, dependerá de lo que aprenda allí, pero estará relacionada con encontrar evidencias empíricas de la influencia positiva en el cerebro de ciertos aspectos de los entornos construidos.
De cara a tu futuro profesional ¿cuáles son tus expectativas una vez terminado ese postgrado en los Estados Unidos? ¿Te gustaría volver a Barcelona?
La verdad, no tengo ni idea. Dependerá de las puertas que se me abran allí. Me gustaría poder continuar con la investigación y a la vez aplicarla a proyectos de arquitectura con equipos transdisciplinares. Me gustaría poder transmitir algo de lo nuevo que aprenda en Barcelona, y realizar proyectos, pero no sé cuándo llegará ese momento.
En el año 2015 decidiste, junto a tu compañero de carrera Sergi Viñals (también estudiante de UIC Barcelona), abrir el lugar web http://www.archimpact.com. ¿Con qué finalidad surge el proyecto?
Bautizamos el proyecto como una plataforma para hablar de cómo la arquitectura impacta sobre el ser humano. Queríamos conectar con otras personas con los mismos intereses y a la vez tener una motivación para empezar a escribir sobre estos temas y difundirlos. Creamos un evento y esto nos impulsó muchísimo a conocer a otras personas que ya trabajan o investigan estas ideas y que participaron o siguen participando en el proyecto.
¿Qué recomendación trasladarías a una persona que esté pensando en matricularse en el Grado en Arquitectura y que todavía no lo tenga claro?
Difícil. Me gustaría decirle que en esta carrera va a disfrutar mucho y a sufrir mucho, y que es importante que sepa que no todos los arquitectos acaban haciendo el papel tradicional de tener despacho y obras a menudo. Pero que, acabe lo que acabe haciendo, en esta carrera aprenderá actitudes y herramientas super importantes para cualquier proyecto personal o profesional.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s