Foros 2018. Toni Cumella. “Para mí la cerámica es y ha sido una forma de vida. El futuro pasa por respetar los materiales”

El ciclo Foros 2018 de UIC Barcelona School of Architecture continúa su curso durante este mes de abril con la coorganización de BBConstrumat. El pasado día 9 visitó la escuela el prestigioso ceramista catalán Toni Cumella para ofrecer una conferencia titulada “Nuevas cerámicas”. La ponencia estuvo patrocinada por Neolith, empresa especializada en soluciones de piedra natural dentro del sector de la arquitectura y el interiorismo.

DSC_2832
Toni Cumella junto a Miquel Lacasta, codirector de Foros 2018

Toni Cumella (Granollers, 1951) es heredero de auténtica saga familiar vinculada a la cerámica. Inició su conferencia recordando el taller de Granollers en el que su abuelo se inició en el oficio de alfarero. Tras la muerte del abuelo, toma las riendas del taller su padre, Antoni Cumella i Serret, quien llegaría a convertirse en un ceramista de reconocido prestigio internacional. “Mi padre, que quería ser escultor, fue capaz de dar el salto del barro al gres”, afirma Cumella durante su intervención. Cumella recuerda que su padre ingresó en la Escola del Treball de Barcelona para estudiar cerámica y fue allí donde pudo conocer la obra de Antoni Gaudí, que le dejaría fascinado. Justo antes del estallido de la Guerra Civil, su padre realiza la primera exposición individual en Barcelona gracias a la cual obtiene una beca de la Generalitat para estudiar en París. Sin embargo, el estallido de la contienda frustra sus planes y Cumella padre termina ingresando en el campo de concentración de Porta Coeli, en Valencia. Terminada la guerra, sale del campo bajo libertad vigilada y sin pasaporte.

Antoni Cumella i Serret
Antoni Cumella i Serret en su estudio

En los años 50, Antoni Cumella i Serret retoma su actividad como ceramista y realiza numerosas exposiciones en Madrid, donde conoce a multitud de intelectuales críticos con el régimen franquista. Desde muy pronto, Cumella hijo es testigo de las múltiples visitas que su padre recibe en casa, entre las cuales se encuentran artistas e intelectuales de la época, como Salvador Dalí. Ese contacto temprano con personalidades procedentes de distintos ámbitos -académicos y profesionales- condicionará su futura trayectoria como ceramista. “Por mi casa, desde niño y debido a la profesión de mi padre, pasaron muchas personalidades del momento. Esa transversalidad cultural me acompañó durante toda mi carrera”, asegura Cumella.

En efecto, el padre de Toni Cumella pronto destaca como un ceramista pionero y llega a participar, en el año 1958, en la constitución del primer museo de arte contemporánea de Barcelona. Solo un año después, funda la Escola d’Art del FAD de Barcelona.

Antoni Cumella i Serret fue quien de llevar a término una profunda renovación del lenguaje volumétrico de la cerámica. Su concepción arquitectónica de este material le permitió aplicar una mirada contemporánea al volumen del gres esmaltado, de manera que fue quien de situarlo en el ámbito del objeto artístico.

Toni Cumella es heredero de esa brillante tradición familiar y, tras la muerte de su padre, se hace con el control del taller de Granollers. “Al fallecer mi padre me puse en contacto con el Studio Per, desde donde me hicieron ver que yo podría ganarme la vida con la arquitectura”, destaca. A partir de ese momento, Toni Cumella reorienta el taller hacia el desarrollo de proyectos de arquitectura y piezas de arte a gran escala.

Obra

Hoy en día, Toni Cumella cuenta con un catálogo de obras muy extenso que, a su vez, le han valido su entrada, en el año 2016, en la Academia Internacional de Cerámica con sede en Ginebra (Suiza) como miembro de honor. Su obra, como él mismo incide durante su ponencia, se rige por dos criterios fundamentales: el de la transversalidad y el de la tradición. “En toda empresa se habla siempre de i+D. Para mí es fundamental que esas siglas incorporen otra letra: la t de tradición, sea propia o incorporada”, asegura.  “Yo me considero un artesano” y añade: “mis principios son que la cerámica ha de parecer siempre cerámica, nunca se ha de renunciar al volumen y que nosotros trabajamos siempre en base a procedimientos y nunca por catálogo”.

MERCAT SANTA CATERINA
Instalación de la cubierta del Mercat de Santa Caterina

Durante su ponencia, Toni Cumella se detuvo en algunas de las obras de su taller en los ámbitos de la restauración, la arquitectura contemporánea y la producción de piezas seriadas. Así, explicó la realización de la cubierta del Mercat de Santa Caterina en Barcelona, compuesta mediante piezas hexagonales de cerámica con colores inspirados en productos del mercado. “La elección de la paleta de colores se basó en las frutas y hortalizas que inundan los puestos del mercado”, destacó. Esa cubierta cerámica se adhirió a una estructura de madera introduciendo, entre ambas partes, una capa de poliuretano.

El color, en efecto, es uno de los elementos fundamentales en los trabajos de Toni Cumella. “Cuando hicimos la restauración del Parc Güell se utilizaron restos de series de distintas fábricas de cerámicas. De esta forma, pudimos lograr diferentes tonos de blanco, y eso es algo que aplicamos también en el Oceanario de Lisboa”, señala.

CASA MENORCA
Interior Casa Menorca (Enric Sòria)

Toni Cumella reivindicó, asimismo, el valor de la celosía aplicada a la construcción en el arco mediterráneo. En este sentido, expuso el proyecto para la Casa Menorca del arquitecto Enric Sòria o la fachada del pabellón español en la Exposición Universal de Aichi (Japón). En ambos proyectos, destaca el uso de la celosía como elemento central. “La celosía es una pieza que se había dejado de usar. La hemos recuperado y, a día de hoy, es un elemento imprescindible en nuestro taller”, defiende.

Entre sus contribuciones a grandes obras de la arquitectura contemporánea, Toni Cumella incidió especialmente en su trabajo para MAAT de Lisboa, de la arquitecta Amanda Levete, o el Centro de Arte Botín de Santander, del arquitecto Renzo Piano. “El día de la inauguración Renzo y yo comentábamos la forma que adquiría la fachada gracias a las piezas de cerámica. Ese tipo de discusiones son las que a mí me llegan”, recuerda Cumella.

CENTRO BOTÍN SANTANDER
Piezas utilizadas en el Centro Botín de Santander (Renzo Piano)

Además de detenerse en el trabajo en curso para la basílica de la Sagrada Familia, centrado en la producción de piezas de gran formato para la Torre de Jesucristo del Tempo, Toni Cumella incidió también en la producción de piezas seriadas, como los tiradores oficiales de la cervecera Estrella Damm. “Nuestro taller es un taller artesano tan mecanizado y versátil como podemos. Nos gusta la producción de objetos porque es algo muy educativo para nosotros. La obra arquitectónica se aprecia en la distancia. El objeto puede tocarse con las manos”, destaca.  Y concluye: “Para mí la cerámica es y ha sido una forma de vida. El futuro del sector pasa por respetar los materiales. La digitalización no ha de estar por encima de la estética”. El futuro del taller de Granollers está asegurado gracias al relevo protagonizado por Guillem Cumella, la cuarta generación de un taller que ya es pasado y presente de la historia de Cataluña.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s