Foros 2018: Alejandro Haiek: hacia una estética de la imprecisión

El pasado 26 de febrero tuvo lugar la apertura de la nueva edición del ciclo Foros UIC Barcelona School of Architecture. Alejandro Haiek, arquitecto venezolano referente en el ámbito de la arquitectura colaborativa y social, fue presentado en el Aula Magna de la universidad ante más de un centenar de asistentes por Miquel Lacasta, que este año ejerce como comisario del ciclo junto a sus compañeros Marc Chalamanch y Carmen Santana, los tres integrantes del estudio de arquitectura Archikubik.

“Plural innovations” es el eje temático de esta nueva edición que pretende abrir el debate en torno a la necesidad de expandir el marco disciplinario tradicional de la arquitectura en un proceso en el que el sujeto social adopta un rol central. Y es ahí precisamente, en ese concepto esencialmente plural y social de la innovación en la arquitectura, donde el trabajo desarrollado por el arquitecto venezolano encuentra encaje en esta nueva edición de Foros.

La Casa Giroscópica
Alejandro Haiek inició su intervención partiendo de la historia personal de Gladys y Luz Marina, habitantes de una vivienda humilde situada en el Barrio de los Sin Techo, una barriada situada en el borde norte de la ciudad venezolana de Barquisimeto, la tercera ciudad industrial del país latinoamericano. Para Haiek las personas en su dimensión social –es decir, en tanto que comunidad- son más importantes que el proyecto arquitectónico en sí mismo. “A veces los arquitectos nos olvidamos de que los edificios los construimos para que la gente los viva. Es fundamental que esto no lo perdamos nunca de vista”, advirtió ya en su presentación Miquel Lacasta.

Haiek_Gyroscopic House 3
Vista general de la vivienda

El caso es que Luz Marina sufre una discapacidad compleja que le impide moverse y llevaba años sin poder salir de su casa. “Cuando concebimos esta casa la pensamos como un proceso de transformación en sí misma, es decir, una casa que deriva o nace de otra”, explica Haiek. Se trata de pensar en el tiempo como recurso principal de la construcción. La obsolescencia como recurso, entendiendo que los materiales anteriores pueden servir para la obra nueva. “Se trata de romper con el principio de la tabula rasa: esa idea de la llegada de la arquitectura como progreso, como promesa futura. No podemos olvidar que la arquitectura es una de las disciplinas con mayor poder de transformación, pero a veces esa transformación se traduce en un borrado del territorio y en problemas de segregación social”, advierte Haiek.
La complejidad del proyecto venía dada por el lugar en el que se encontraba la casa original: una depresión en el terreno que hacía imposible que Luz Marina pudiese abandonar su hogar con normalidad. “En la práctica, como ocurre en muchos países, no existe ningún pensamiento público o política pública que promueva la creación de viviendas sociales para personas con necesidades especiales. De este modo –explica Haiek- el proyecto se convierte a la vez en un acto de denuncia y de protesta pública, un reclamo por los derechos cívicos”.

Haiek_Gyroskopic House 7
Muro en rotación compuesto por la madera de la casa anterior

El proyecto para la vivienda de estas dos mujeres está compuesto por una rampa de acceso desde la calle y un solo techo que nace del suelo público como una extensión de la propia calle. Cada célula doméstica está colocada en el mismo sitio donde estaba antes y es concebida como una unidad autónoma. Una viga de borde anticipa la calzada y una amplia rampa central da acceso a dos dormitorios, una cocina abierta como pieza central del hogar y un módulo de servicio pensado para que la otra habitante de la casa, Gladys, pueda realizar sus tareas como asistente del hogar. “Partimos de dos principios en el diseño: el primero, facilitar la movilidad y la calidad de vida de Luz Marina, el segundo, habilitar un espacio para que Gladys pueda trabajar y ofrecer sus servicios en el propio vecindario en el que vive. Pensamos: ¿por qué ha de desplazarse cada día si en su propio barrio también se requiere su trabajo?”, señala Haiek.

Haiek_Gyroscopic House 9
Rampa interior de acceso a la vivienda

“Mucho de lo que hacemos consiste en repensar las maneras en las que construimos”, apunta. En este sentido, la colectivización del trabajo se convierte en otro de los ejes fundamentales del trabajo del arquitecto venezolano. Luz Marina y Gladys participaron constantemente en la construcción de su vivienda. También se eligió a maestros y artesanos del barrio para que colaborasen en el proyecto con sus propias máquinas y herramientas. “Se trata de romper los bordes disciplinares del arquitecto y expandirlos hacia el ciudadano. El ciudadano entiende poco a poco cuál es su rol en el proceso y se le vincula a la toma de decisiones”, resalta Haiek. Luz Marina, aficionada a la restauración de sillas, acabó interviniendo en la obra. “Mediante el uso de tiras de tela, tejió un módulo contorsionado que actuaba como muro. De saber tejer una silla pasó a tejer una pared. De no entender un plano pasó a poder descifrarlo sin dificultad”.

Haiek_Gyroskopic House 5
Pared de tela tejida por Luz Marina

La casa se habitó desde el primer momento. Sus habitantes nunca la deshabitaron y vivieron el proceso desde dentro. De estar prácticamente aislada del vecindario, Luz Marina se convirtió en una persona muy sociable. “Enseña su casa a sus vecinos y también los objetos que siempre tuvo. Toda la ambientación de lo anterior establecía una nueva estética de la imprecisión”, expone Haiek. Gladys, por su parte, empezó a tener problemas con los niños que corrían por encima del techo de la casa. “Pero es esa fricción la que precisamente les construye como ciudadanas. La comunicación con los vecinos, la interacción con el otro. Tuvieron un cambio total de vida”, concluye.

Parque industrial RED
El segundo proyecto presentado por Alejandro Haiek es el Parque industrial RED de unidades socio-productivas, situado también en la ciudad de Barquisimeto. Se trataba de intervenir un plan de vivienda masiva de los años 80 destinada a favorecer el traslado de los vecinos desde las favelas a viviendas formales.

Haiek_red 3
Proyecto parque industrial RED

El rechazo social a la hora de utilizar ese ámbito transicional favoreció su conquista por redes de delincuencia locales. “De nuevo nos encontramos ante el concepto de la arquitectura como promesa futura. El gobierno empezó a regalar a los vecinos tanques de agua que pretendían atajar los problemas de abastecimiento que había en el lugar”, explica Haiek. “Se nos presentaba el reto de cómo trabajar sobre el espacio público de forma que pudiésemos generar una lógica de economía circular y, al tiempo, un territorio colectivo al margen del estado. Una suerte de autogobierno capaz de producir dinero y capital cultural”, destaca.

Haiek_red 6
Estructura reaprovechada para el parque

El primer desafío consistió en consolidar las aguas en el espacio: una ladera problemática que se inundaba cada vez que llovía. “El objetivo era canalizar las aguas para recuperar los jardines. Retornar, de alguna manera, el pulso natural”. La pendiente fue estabilizada mediante operaciones de excavación, la inserción de unidades prefabricadas donadas –de nuevo, la obsolescencia como recurso- y la construcción de muros de contención”. Otro de los retos pasaba por rescatar un viejo basurero y convertirlo en una cancha multiusos para la comunidad.

Haiek_red 5
Unidades prefabricadas usadas para el encofrado de los muros de contención 

A partir de ahí, las unidades prefabricadas son dispuestas como unidades socio-productivas autónomas. Se generan nuevas geografías del lugar, mediante la compactación de la tierra excavada, dando lugar a pendientes y gradas concebidas como un teatro abierto para uso sociocultural. “Los suelos empezaron a ser lugares con funciones múltiples. El verde volvió a surgir, retomando esa idea de la pulsión de la naturaleza”.

Haiek_red 4
Vista general del parque con los árboles antiguos 

Los protocolos de participación y la cooperación local forman parte, una vez más, de la creación de lugares, generando nuevas dinámicas de consumo vinculadas a la cultura, a través de la red urbana local. “Interactuar de una forma horizontal es una de nuestras formas de pensar. La arquitectura construye relaciones humanas. En este sentido, el arquitecto ha de pensarse más como ciudadano que como experto, pero sin renunciar a la disciplina”, destaca Haiek, quien concluye: “en la actualidad, las personas siguen participando en la conservación de los espacios. Hubo fallos que no pudieron anticiparse y los propios vecinos intervinieron para garantizar la conservación del proyecto, mediante pequeñas reparaciones y mejoras de los sistemas de riego. Se trata de pensar en la arquitectura como una secuencia logística que permite aprovechar el espacio desde el principio. La obra no se inaugura, no se entrega. Se ocupa y tiene utilidad desde el primer momento”.

 

 

Biografía

Alejandro Haiek Coll (2)

Alejandro Haiek (Caracas, Venezuela, 1971) es profesor de la Universidad de Umea, Suecia. Mención de Honor en Diseño Arquitectónico y Máster en Ciencias en la Universidad Central de Venezuela, donde también es profesor y miembro del comité académico de postgrado de diseño en la Facultad de Arquitectura y Urbanismo. Su investigación examina las relaciones entre paisajes públicos, ecologías postindustriales y políticas de gobernabilidad de redes. Recientemente fue recomendado en los Premios Architectural Review Housing del 2017 y nominado para el Premio MCHAP Mies Crown Hall Americas del 2016 para arquitectura emergente, el Premio Oscar Niemeyer para Arquitectura Latinoamericana en 2016 y la Bienal Iberoamericana de Arquitectura y Urbanismo del 2016. Su trabajo ha sido recientemente exhibido en la 15.ª Bienal de Arquitectura de Venecia, 2016. Ganador de los Premios de Diseño Arquitectónico, Diseño Urbano y Reciclaje y Rehabilitación en la Bienal de Quito del 2016. Nuevo talento en la revista Metropolis por el comisario del MOMA Martino Stierli, 2015. Primer premio del Concurso de Arte Público de la ciudad de Jinan, 2015. Ganador del Premio Internacional de Arte Público, el 2013, China. Primer premio en el Festival Internacional de Arquitectura de Barcelona EME3, en 2012. Premio Nacional de Cultura Venezolana en 2010.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s