Analisis de las Formas: Maquetas Vectoriales

¿Qué debemos enseñar a un alumno de arquitectura el primer día, de la primera semana del primer curso de grado? La respuesta es geometría y complejidad.

La geometría esencial

Desde hace varios años, dentro del marco de la asignatura de análisis de las formas, estamos llevando a la práctica un ejercicio multicapa que consiste en enfrentar el alumno al núcleo del proyectar contemporáneo de la arquitectura: la búsqueda de las geometrías de la complejidad. La serie de ejercicios propuestos se desarrollan en un entorno aislado de aquello que podría distorsionar la atención del alumno. Una especie de trabajo de laboratorio donde aislamos la arquitectura de tres aspectos fundamentales: en los ejercicios que proponemos no existe la gravedad, no existe la escala, no existe el programa. Lo que proponemos al alumno es una serie de ejercicios de proto-arquitecturas, unas maquetas con las que enfrentarse solamente a la geometría, solamente a la complejidad. En realidad esta propuesta es una especie de ejercicio pre “vitrubiano”, no hay fírmitas, no hay utílitas, no hay venustas.

Este es un viaje todavía más arcaico en el ámbito de la arquitectura, en tanto que nos remontamos al momento crítico y mítico en que el primer geómetra toma la primera medida de un mundo asilvestrado, nos estamos remontando al origen de la geometría.[…] Queremos incorporar al alumno a una corriente mayor, la tradición de la geometría en la arquitectura, hacerle entender que hay una herramienta común a las más antiguas construcciones y los más modernos edificios. Aislar al alumno de la gravedad, de la escala y del programa es dejarlo a solas con la épica magnitud de lo geométrico.

Las geometrías de la complejidad

A modo de libro de ruta, el acceso a le geometría se divide en varias operaciones, paralelo a las diferentes modulaciones con las que podemos operar geométricamente. La única orden posible es la búsqueda de la máxima complejidad.

Maquetas Vectoriales

Después de las Maquetas de Planos Blancas y de Negeas, ahora buscamos la geometría vectorial, una configuración wireframe. Nos interesa la fragilidad y la robustez, la superposición de barras y las triangulaciones. Aparece lo oblicuo, el nodo y la arista. No tenemos posibilidad de ocultar, solamente de enjaular.

La geometria se vuelve un esqueleto danzante. Queremos que el alumno desarrolle criterios y aptitudes básicas en el desarrollo de ideas geometrizadas: intención, implicación, contenido. Para empezar se usan varillas de madera de 1’5mm de espesor. Aproximadamente 20 cm de largo.

Nos gustaría también que los alumnos entendieran la noción de estructura tal como lo entendía Robert Le Ricolais. Para Le Ricolais, la idea de estructura consiste en descubrir cómo se trasciende cualquier idea preconcebida sobre la forma de la arquitectura, sobre su geometría y sobre las cualidades espaciales. Sus investigaciones se adentran en la exploración de la naturaleza con el auxilio de la teoría matemática.

La idea de estructura parece ser el origen de sus investigaciones y a la vez viene a ser el fin, el objetivo mismo de sus trabajos, o así parece cuando dice: “la noción de estructura invade el campo de nuestros conocimientos”. En efecto, más que la estructura misma, importa más, si se me permite el pleonasmo, la estructura de la estructura. Se ve dibujarse la evolución intelectual en curso, donde lo cualitativo importa sobre lo cuantitativo, con la emergencia de la noción matemática de la variación. El lado seductor de la topología es su generalidad, y su erosión grandiosa del detalle; el arte de las conexiones se extiende no solamente a las fuerzas que actúan sobre las estructuras, sino también a las estructuras de las circulaciones, problema esencial de la vida urbana”.

Le Ricolais habla de naturaleza y de topología -la topología es la rama de la matemática que estudia las propiedades de las figuras geométricas que son invariables bajo continuas transformaciones- desde una óptica compleja, una interpretación de la idea de estructura totalmente armonizada con el devenir de la geometría. Los vectores metálicos que configuran las maquetas, la paciencia como se disponen los vacíos en la maqueta, todo predispone a la substanciación de la geometría en conocimiento.

De nuevo una vuelta de tuerca más. La geometría se hace bastarda o lo que políticamente correcto llamaríamos híbrida. La madera y el metal, como dos arcanos de la arquitectura, se confabulan para provocar geometrías más complejas, más paradójicas.


Profesores: Manuel Arenas y Aitor Estévez
Texto: Miquel Lacasta
Fotografías: Aitor Estévez

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s