La arquitectura de los sentidos

La accesibilidad en los entornos y servicios garantiza la igualdad de oportunidades y la no discriminación de las personas con discapacidad en el desarrollo de las actividades de la vida cotidiana. La accesibilidad responde a una cuestión de derechos fundamentales. Su aplicación práctica evidencia una realidad: el beneficio compartido para el conjunto de la ciudadanía.

“Buenas prácticas en accesibilidad: la arquitectura de los sentidos”

A principios de este siglo XXI se conoce el concepto de “supresión de barreras arquitectónicas” y muchos países disponen de una reglamentación de obligado cumplimiento sobre esta materia, pero tenemos que conseguir promocionar la accesibilidad incorporándola de manera desapercibida en todos los diseños, porque cada vez más la población se hace más mayor, y ya actualmente existe más de un 30% de los ciudadanos con movilidad/comunicación reducida temporal o permanentemente.

La sociedad pide una mejor calidad de vida, por lo tanto, “si diseñamos nuestro entorno pensando en las características de las personas con grandes discapacidades, mejorará sin duda nuestra calidad de vida, porqué… por donde pasa una persona que utiliza una silla de ruedas para desplazarse seguro que pasará todo el mundo con más facilidad”. Si pensamos en la señalización apta para personas con deficiencias visuales y/o auditivas seguro que todos nosotros que vemos y escuchamos la identificaremos todavía mejor; y sobre todo teniendo presente que cuando lleguemos a grandes, podremos todos hacer una vida mucho más autónoma que la de nuestros padres.

La accesibilidad no es sólo una necesidad para las personas con grandes discapacidades, sino una ventaja para todos los ciudadanos.

La Villa Olímpica de Barcelona fue también la Villa Paralímpica durante los Juegos de 1992. Hoy en día sus habitantes y visitantes no son conscientes de esta característica. En cambio, disponen de vados a los pasos de peatones, rampas y pasarelas para acceder a la playa, accesos a sus viviendas al mismo nivel de calle, instalaciones deportivas y de ocio, equipamientos culturales y comerciales, ascensores para 6 personas, escaleras con pasamanos; servicios higiénicos, pasillos y puertas suficientemente anchas, etc.. Todo el mundo utiliza estas instalaciones de manera habitual y normalizada, y también las personas con movilidad reducida y/o con limitaciones sensoriales o con discapacidades cognitivas, al disponer del espacio suficiente y la señalización precisa para poder hacerlo.

“Diseñar para todo el mundo = un diseño accesible”

Por lo tanto, hay que formar a los estudiantes, para que en un próximo futuro y como profesionales de la arquitectura, puedan en sus proyectos y obras aplicar estos criterios de accesibilidad, y diseñar espacios para todos los ciudadanos, tengan o no sus capacidades limitadas. Así se conseguirá mejorar la calidad de vida de todas las personas al realizar viviendas accesibles que se podrán usar durante toda la vida, sin tener que hacer obras cuando las capacidades disminuyen, como por ejemplo las personas grandes.

Accesibilidad = la arquitectura de los sentidos.

Nuestra casa soñada es aquella que permite ser personalizada a gusto de sus habitantes, donde se encontrarán cómodos, seguros y confortablemente accesibles toda su vida, tengan o no sus capacidades limitadas. Así mismo tendría que pasar con toda la arquitectura accesible, incorporando en el proyecto los sentidos de la vista, del tacto, del olfato, del oído, y también… ¡el sentido común!

Este es un nuevo reto y una posibilidad de negocio para todos los empresarios, técnicos y personas involucradas en el entorno donde vivimos.

¿Cómo hacer edificios y viviendas accesibles?

Ya sea un espacio público o privado, existen diversas ayudas técnicas que pueden cubrir las necesidades diarias con el objetivo de garantizar la accesibilidad de todas las personas, contribuyendo notablemente a suprimir las barreras arquitectónicas. La elección de una u otra dependerá principalmente de:

  1. Tipo de edificio. No todas las soluciones pueden aplicarse tanto a pisos como chalets, así como para interiores o exteriores.
  2. Necesidades específicas de cada usurario. Factores como la actividad, grado de movilidad, si cuenta con la ayuda de alguien para moverse hacen que cada persona presente una situación con sus propias características. Por ello, es importante analizar y evaluar cada caso de manera concreta e  individual.
  3. El número de usuarios. Ello determinará si su uso va a ser puntual o intensivo, estando relacionado directamente con la capacidad de cada sistema y su resistencia al desgaste.
  4. Leyes vigentes. Punto fundamental que habrá que tener en cuenta si no queremos tener problemas a corto o medio plazo. Tanto las leyes estatales como las ordenanzas municipales o normativas pueden afectar directamente al qué y el cómo de cada caso, sobre todo si estamos hablando de comunidades de vecinos o espacios públicos.

¿Qué soluciones existen?

Es tan importante ofrecer soluciones para incrementar la autonomía de las personas con movilidad reducida como mejorar el servicio de quienes tienen cuidado de ellos.

La diversidad de usuarios y su actividad es cada vez más compleja. Sólo identificando cuáles son sus necesidades individuales y de las personas que les rodean es posible conocer y aplicar soluciones que contribuían en una mejor experiencia del usuario.

Un análisis detallado de cada persona y su situación nos permitirá conocer aspectos fundamentales para encontrar la solución que mejor encaja: el tipo de vivienda en la que habita, el tránsito diario de personas, el grado de movilidad, la edad, el tipo de desnivel, etc. Recopilados y ordenados, son factores que contribuirán a afinar más y mejor cada elección.

Accesibilidad es el grado en que todas las personas pueden utilizar un objeto, ir a un lugar, conducir un vehículo o moverse por su hogar independientemente de sus capacidades.

De esta manera, alguna de las soluciones técnicas más comunes para suprimir las barreras arquitectónicas son: sillas salvaescaleras, ascensores, elevadores, plataformas salvaescaleras, orugas sube escaleras o rampas adaptadas.

Las plataformas salvaescaleras, pueden instalarse en escaleras de uno o varios tramos, incluso en escaleras de caracol. Un usuario en silla de ruedas puede activarla con solo apretar un botón. Son aptas para interior e intemperie y resistentes a los ataques vandálicos. Además, se puede regular su uso mediante una llave de seguridad que se requiere para activar la máquina.

La arquitectura de los sentidos

Los elevadores de corto recorrido suponen una alternativa mucho más discreta que las plataformas. Son fáciles de instalar y mantener, no requieren obras y permiten cargas más elevadas. Son soluciones más versátiles, aptas también para el transporte de personas con movilidad reducida, personas con carrito, etc.

La opción del ascensor, pese a ser normalmente la más costosa e implicar mayores requerimientos técnicos, sigue siendo la opción óptima en accesibilidad más universal. Aun así, no siempre es posible instalar un ascensor, ya sea por temas técnicos o por presupuesto. Por suerte, el mercado evoluciona, y de entre las últimas novedades que están entrando con fuerza en el sector, encontramos Elevo, un ascensor eléctrico que se diferencia del resto de ascensores, eléctricos o hidráulicos convencionales, porque sólo necesita 4cm por cada lado del foso del ascensor, mientras el resto requieren de 30cm por cada lado para poder acoger las guías. Puede llegar a instalarse en agujeros de 0,68m x 0,73m, donde sería imposible instalar ningún otro tipo de ascensor.

El futuro de la arquitectura pasa por la accesibilidad.

enrique_robira_accesibilidad_3

Diseñando para una minoría. Ajustes razonables

La accesibilidad en los entornos y los servicios garantiza la igualdad de oportunidades y la no discriminación de las personas con discapacidad en el desarrollo de las actividades de la vida cotidiana. Así configurada, la accesibilidad responde a una cuestión de derechos fundamentales. Su aplicación práctica evidencia una realidad: el beneficio compartido para el conjunto de la ciudadanía.

  1. ¿Diseñando para una minoría?: Reflexiones entorno la accesibilidad
  2. Los ajustes razonables.
  3. Ejemplo práctico de intervención.

¿Diseñando para una minoría?

Como menciona el arquitecto Rafael de Cáceres, con tal de recalificar espacios públicos de una ciudad consolidada, basta con establecer la idea de orden comprensible y de criterios de confort urbano a partir de una lectura en la situación de sus elementos. Veremos varios ejemplos sobre cómo establecer un modelo de relación entre los elementos comunes en la urbanización de la ciudad.
La eficacia funcional de estos modestos intentos de síntesis forman parte de la práctica de ciudades, como la de Barcelona.
La arquitectura de los sentidos

Aspectos fundamentales desde el punto de vista técnico regulado:

  • Espacios públicos urbanizados y las áreas de uso para peatones.
  • Itinerario de peatones accesible.
  • Elementos de urbanización.
  • Cruce entre itinerarios de peatones y itinerarios de vehículos,
  • Combinaciones generales de la urbanización de parcelas.
  • El mobiliario urbano.
  • Elementos vinculados al transporte.
  • Las condiciones generales de las obras e intervenciones en la vía pública.
  • Señalización y comunicación sensorial

Ajustes razonables

Las medidas de adecuación físicas, sociales y actitudinales que, de manera eficaz y práctica y sin que comporten una carga desproporcionada, facilitan la accesibilidad o la participación de una persona con discapacidad en igualdad de condiciones que el resto de ciudadanos.

Ejemplo práctico

enrique_robira_accesibilidad_5
enrique_robira_accesibilidad_6
enrique_robira_accesibilidad_7


El próximo jueves, 10 de noviembre de 2016, Enrique Rovira-Beleta participará en el encuentro titulado “Buenas prácticas en accesibilidad y ajustes razonables: El caso de Barcelona”, que se celebrará en el COAC, Colegio Oficial de Arquitectos de Cataluña. Esta jornada se inscribe en el marco del Congreso de Arquitectura 2016 y tiene como objetivo analizar y profundizar en las buenas prácticas en accesibilidad, tomando como ejemplo el caso de Barcelona. Hablará sobre su experiencia en los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 y el Fórum de las Culturas 2004, así como del asesoramiento en las normativas de accesibilidad vigentes. A continuación, Albert Vila, director de la empresa “Válida sin barreras”, especialista en soluciones salvaescaleras y supresión de barreras arquitectónicas, hablará sobre accesibilidad en viviendas, comunidades, locales, edificios públicos y privados. Finalmente, Guillermo Hurtado, técnico en accesibilidad del instituto Municipal de Personas con Discapacidad-IMD del Ayuntamiento de Barcelona, expondrá ejemplos de buenas prácticas realizados en la ciudad de Barcelona, en la vía pública, en el transporte y en edificios emblemáticos como el Centro Cultural de El Born.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s