Arquitectura del ocio en el Delta del Llobregat 1954-1965

Extracto de la Tesis Doctoral, actualmente en proceso.

— Por Eva Prats.

“En una sociedad lúdica, la urbanización tendrá automáticamente el carácter de un laberinto dinámico… No existirá un centro al que se debe llegar, sino un número infinito de centros en movimiento.”

H. Constant, “El principio de la desorientación” (1)

Este artículo es un fragmento de la investigación de mi tesis doctoral, dedicada a coleccionar un grupo de proyectos realizados en el paisaje de las pinedas del Delta del Llobregat durante un período de tiempo de una década y que comparten todos el mismo programa de tiempo libre y ocio.

El interés por estudiar esta situación tan específica está en lo que tiene de excepcional haberse logrado, durante este período, una relación muy complementaria entre paisaje, uso y arquitectura. Esta relación dio como resultado unos proyectos, algunos de los cuales podemos conocer por publicaciones de sus autores, como es el caso de Antoni Bonet y Francesc Mitjans, pero que en su mayoría aun no han sido divulgados y tampoco estudiados como respuesta conjunta a un programa y momento determinado.

La necesidad de organizar el tiempo libre que colonizó por vez primera este territorio provenía mayormente de la ciudad vecina de Barcelona. Era pues, en origen, un asunto ajeno al área. No obstante, la implantación de este programa trabajó a favor del entorno natural, y las construcciones necesarias para su uso -establecimientos de baños, camping y casas de veraneo- compartieron una propuesta de implantación que la propia pineda, las dunas y la línea de playa proponían. Los nuevos equipamientos se ocuparon en diseñar la relación que los futuros usuarios tendrían con este entorno.

El contacto con el exterior, un exterior entendido como favorable, diseñó con especial cuidado los límites construidos de estos servicios, posibilitando a veces la extensión de las construcciones dentro del bosque o sobre la arena. El papel de la arquitectura frente a un contexto así fue el de potenciar el contacto con la tierra, el agua, las sombras, los troncos… posibilitar situaciones de juego con el entorno natural.

Fragmento del dibujo de 1590 perteneciente a la Baronía de Eramprunyà.
Fragmento del dibujo de 1590 perteneciente a la Baronía de Eramprunyà.

El origen de estos proyectos está en el interior de ese bosque de pinos, pero lo que se desconoce hasta hoy, es el origen del propio bosque. Se tiene referencia de la existencia de la pineda costanera en el Delta del Llobregat en documentos del siglo XVI, pero el origen es aún hoy desconocido, dejando abierta la posibilidad de que este sea artificial o natural.

Encontramos dibujados los pinos por primera vez este grabado del siglo XVI, en una situación muy parecida a cuando fueron descubiertos a principios de los años treinta del siglo XX por el colectivo de arquitectos GATCPAC (Grup d’Arquitectes i Tècnics Catalans per l’Arquitectura Contemporània).

Los pinos descubiertos por el GATPAC

El grupo GATCPAC propuso para esa zona la organización de una Ciudad del Reposo que se distribuía por todo el ámbito de la pineda, traspasando los diversos límites municipales. Esta ciudad organizaba un uso de nueva aparición: el ocio de las clases trabajadoras, la organización del tiempo libre para los trabajadores urbanos en una extensión natural. Es una propuesta ambiciosa, que se desarrolló con una documentación muy completa, dándolo a entender como un proyecto inmediatamente posible. Aunque esta iniciativa no fue adelante, cuando la ocupación de la zona por el ocio urbano vuelve a ser una posibilidad en los años 50, el proyecto de la Ciudad del Reposo aparece como una referencia aceptada o negada, según los casos, por los arquitectos que trabajan dentro de la pineda.

Vista aérea de la ciudad del Reposo, 1932.
Vista aérea de la ciudad del Reposo, 1932.

Hemos de esperar dos décadas para encontrar una fecha decisiva en la evolución del área: es el año 1954, con la inauguración de la autovía de Castelldefels que une estos terrenos del Delta con la ciudad de Barcelona. La apertura de esta vía viene acompañada de un estudio del territorio por parte de la “Oficina de Estudios del Excelentísimo Ayuntamiento de Barcelona”. Los terrenos del Delta se continúan valorando en este estudio como una reserva para el ocio i el deporte urbano. A pesar de la existencia de este documento, la evolución se lleva a cabo de manera más puntual, por parte de la iniciativa privada. La inauguración de l’autovia hace posible la aparición de los diferentes proyectos que se presentan más adelante y que se coleccionan más detalladamente en el trabajo de tesis.

La generación de arquitectos que trabajan en esta área son más jóvenes que los del grupo GATCPAC, pero a pesar del corte cultural que supuso la guerra civil, conocen el proyecto de la Ciudad de Reposo. Alguno de ellos, como es el caso de Antoni Bonet o Ricard Ribas Seva, habían participado en el proyecto de la Ciudad de Reposo como socios colaboradores; otros, como el caso de Francesc Mitjans, habían sido socios estudiantes del GATCPAC.

Los diversos proyectos construidos durante la década de estudio funcionaban como una diversidad de centros dispersos dentro del laberinto de pinos del Delta. Dentro de este período, podemos distinguir dos etapas de colonización del territorio. La primera facilitó los servicios mínimos para disfrutar de un día de playa a la población de Barcelona: encontramos en esta etapa los establecimientos de baños de la Pineda de Gavà, los Baños Capri o el Pabellón Peyretti.

Duchas en espiral en el establecimiento de baños  "La Pineda". Arq. Ramón Tort Estrada, 1956.
Duchas en espiral en el establecimiento de baños “La Pineda”. Arq. Ramón Tort Estrada, 1956.
Pabellón Peyretti, Arq. Ricard Ribas Seva, 1955.
Pabellón Peyretti, Arq. Ricard Ribas Seva, 1955.

La etapa siguiente la protagonizaron los camping y las segundas residencias. Los camping posibilitaron unas estancias más largas y no esperaban tan sólo los visitantes de la cercana ciudad, sino que contaban con un turismo de la península y europeo. Son los ejemplos del Camping La Ballena Alegre y el Camping Las Naciones. Como casa unifamiliar de segunda residencia un ejemplo es la Casa La Ricarda.

Camping "La Ballena Alegre", Arq. Francesc Mitjans, 1960.
Camping “La Ballena Alegre”, Arq. Francesc Mitjans, 1960.
Casa "La Ricarda", Arq. Antoni Bonet Castellana, 1962.
Casa “La Ricarda”, Arq. Antoni Bonet Castellana, 1962.

Los diversos centros facilitaban una actividad de ocio bajo la pineda, entre los troncos, en un paisaje unitario, todo él conectado. Por ello, cuando se lee la descripción de H. Constant con la que se inicia este escrito, es posible pensar que el período que tratamos haya sido un primer ejemplo real de este laberinto dinámico, donde los principios de orientación y economía de las distancias, propios de un urbanismo utilitario dan paso a un uso del tiempo y el espacio más dinámico: el espacio mismo se convierte en objeto de juego, aventura y exploración.

(1) H. Constant, “El principio de la desorientación” pág. 86 del Catálogo de la exposición en el MACBA “Situacionistas. Arte, política, urbanismo”, comisariada por Libero Andreotti y Xavier Costa.


Eva Prats. Arquitecta catalana, nace, vive y trabaja en Barcelona, junto a Ricardo Flores, en la oficina Flores & Prats Architects. Es padrina de la promoción 2015-2016 de los alumnos de la School of Architecture de UIC Barcelona.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s