Los barcos de Coop Himmelb(l)au

Tradicionalmente, el tercer ejercicio de la asignatura de Informática busca los casos más complejos de geometría arquitectónica: Toyo Ito, Gehry, Gaudí… sus obras son un pretexto idóneo para abordar los conceptos geométricos más avanzados y llevar las herramientas aprendidas al límite, al mismo tiempo que se vislumbran o se indican otras formas de hacer arquitectura.


Este año, el curso aspiraba a llegar más lejos aún, superando el nivel de complejidad y desafío de las anteriores ediciones, con la merecida mención al esfuerzo de los alumnos que lo han afrontado.

coop churchEn 2011 finaliza la construcción de la Iglesia de Martin Luther, por el estudio de arquitectura Coop Himmelb(l)au. La joya y protagonista indiscutible de este proyecto es su cubierta, elemento que acomete un interesante ejercicio en el tratamiento de la luz. Conceptualmente la idea es sencilla: redirigir dicha luz a través de tres lucernarios hacia el altar. La forma de hacerlo sin embargo, afortunadamente peca de ambiciosa.

La ambición se debe a la voluntad de resolverlo todo en un única pieza cuyas partes se relacionan en perfecta continuidad, y orientan la luz para alumbrar lo concreto y reflejar su contexto, adaptándose a su vez a la forma cúbica del templo. Frente a otros proyectos que entienden al solo como única fuente de luz, la cubierta dispersa los rayos por todas partes y en todas direcciones, rebotando en el acabado metálico de la cubierta que contribuye al desdibujado de la misma, manifiesto reflejo de su contexto esférico -mayormente en relación con la bóveda celeste.

Que sus formas son una reminiscencia de la cubierta curva de antiguos osarios románicos próximos al lugar, o de los lucernarios de La Tourette de Le Corbusier, queda en anécdota. La cubierta del proyecto es un fantástico ejemplo de alternancia en la continuidad geométrica entre las múltiples superficies que la componen. Con una base común, marcada por el perímetro cuadrado, emergen sutilmente cantos vivos que rompen dicha continuidad para marcar los lucernarios que paulatinamente se unificarán con el resto de las superficies en formas orgánicas, haciéndose indistinguibles unas de las otras. Para el ejercicio esta es la mayor dificultad: patronar un volumen en piezas desconocidas al mismo tiempo que se mantienen las condiciones de continuidad entre todas ellas (G0: posición y G2:curvatura).

Su diseño y fabricación supone un desafío intelectual y constructivo en el contexto arquitectónico. Simplemente, porque sus formas y materialización son de otro lugar: del mundo de los barcos, de la industria naval. Esta es la razón de que sea imprescindible el uso de las herramientas digitales -Rhinoceros en el caso de la asignatura-, y de que la cubierta se ensamblase en un astillero, donde solo las tecnologías disponibles en la industria naval y su tratamiento específico del metal podían dar lugar a semejante forma.

Por todos estos motivos y su escala, la cubierta suponía un ejercicio de modelado abarcable que pone de manifiesto la paulatina adopción de mayores complejidades en la arquitectura, y el descubrimiento para los alumnos de relaciones formales más allá de la tradicional geometría euclidiana.


Diego Navarro, UIC Barcelona School of Architecture

One thought on “Los barcos de Coop Himmelb(l)au

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s