Arquitectura-G: Rehabilitación de una masía en el Empordà

El proyecto de la rehabilitación de una masia es obra del despacho de Arquitectura-G formado por Jonathan Arnabat, Jordi Ayala-Bril, Aitor Fuentes e Igor Urdampilleta, alumni y profesores de la School of Architecture de UIC Barcelona. La obra resultó finalista de los Premios de Cerámica ASCER 2015, ganó el Premio de Arquitectura de las Comarcas de Girona 2016.

La masía rehabilitada por el estudio barcelonés está situada a las afueras de un pueblo típico ampurdanés. Con una superficie de 900m² construidos, comparte muro con otra de dimensiones más reducidas. Este conjunto de dos casas fue construido, al igual que todas las masías de alrededor, sobre roca, lo que obligó la planta baja de la vivienda a adaptarse a las diferentes pendientes del terreno.

La principal intervención por parte de los arquitectos fue de esponjar el volumen aprovechando un patio existente en planta baja, y abriendo uno nuevo de generosas dimensiones. Este último deja al descubierto los dos espacios más voluminosos y perjudicados del centro de la casa. Los espacios, contiguos entre sí, se convertirían en el distribuidor central de la casa y en la piscina.

Por otra parte, se deja la estructura muraria vista en toda la casa, limpiándola de tabiques y se conectan las estancias entre sí. Se consigue entonces que todas tengan relación con el exterior a través de patios y ventanas. Además, se generan nuevas circulaciones con la voluntad de potenciar el carácter laberíntico de la casa, aportando una complejidad que paradójicamente facilita el uso de la vivienda. Todos los apeos en la estructura muraría de la casa se ejecutan mediante perfilería de acero, oculta en la piedra y tanto la estructura metálica como las nuevas puertas y ventanas, se pintan de color burdeos para que se identifique fácilmente la intervención en contraste con la preexistencia.

Los volúmenes de piedra y color blanco roto persiguen una imagen neutra donde los materiales juegan un papel crucial en la construcción de los espacios. De este modo, la baldosa vidriada de color marrón es el hilo conductor que acompaña al habitante en todo momento. Los suelos se recuperan, aprovechando la antigua rasilla manual de color rojo, en la que el trazo del tiempo es visible en contraste con el pulcro reflejo de la nueva cerámica.

El resultado de esta intervención es una casa de infinidad de salones, comedores y habitaciones donde la familia y sus frecuentes invitados puedan habitar sin sentir la necesidad de abandonar el interior. El paisaje ampurdanés asoma por las ventanas mientras que, en el interior, se abre un laberinto de diferentes estancias y patios de luz tamizada donde descansar, comer, trabajar, echar siestas, leer y nadar.

Ubicación: Empordà, Girona • Arquitectos: Arquitectura-G (Jonathan Arnabat, Jordi Ayala-Bril, Aitor Fuentes, Igor Urdampilleta) • Superficie construida: 900m² • Fotografías: José Hevia

www.arquitectura-g.com

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s