Louis Henry Sullivan

3 de septiembre de 1856 – 14 de abril de 1924

Este lunes nos encontramos con un nombre que ha dado muchas vueltas al mundo y ha alcanzado puntos muy altos, tan altos como los rascacielos.

Louis Henry Sullivan fue un arquitecto americano, y ha sido llamado el “padre de los rascacielos” y el “padre de la modernidad”. Considerado por muchos como el creador de los modernos rascacielos, fue un influyente arquitecto y crítico de la Escuela de Chicago, mentor de Frank Lloyd Wright, y una inspiración para el grupo de Chicago de los arquitectos que han llegado a ser conocidos como la Escuela de la Pradera. Junto con Henry Hobson, Richardson y Frank Lloyd Wright, Sullivan es uno de “la trinidad reconocida de la arquitectura americana”. En 1944, fue el segundo arquitecto en la historia en recibir, a título póstumo, la Medalla de Oro del Instituto Americano de Arquitectos (American Institute of Architects, AIA).

Rascacielos

Un excelente arquitecto cuyos espléndidos proyectos para rascacielos, con estructura de acero, convirtieron esta tipología en el símbolo arquitectónico de Estados Unidos. A través de sus obras, sobre todo gracias a sus edificios comerciales, y como fundador de la llamada escuela de Chicago, ejerció una influencia importantísima sobre la arquitectura del siglo XX. Su discípulo más aventajado fue Frank Lloyd Wright, que siempre reconoció a Sullivan como su verdadero maestro.

Nació en Boston el 3 de septiembre de 1856 y estudió arquitectura en el Massachusetts Institute of Technology (MIT). Más tarde viajó a Francia, donde estudió un año en la Escuela de Bellas Artes y trabajó en el estudio de un arquitecto. En 1875 se estableció definitivamente en Chicago, donde trabajó como dibujante hasta que en 1881 fundó su propio estudio junto con Dankmar Adler. Juntos construyeron más de cien edificios, Adler encargándose del trato con los clientes y de los problemas de estructuras y acústica y Sullivan solamente del diseño arquitectónico.

Uno de sus primeros trabajos en equipo fue el famoso proyecto para el Auditorium de Chicago (1886-1889), un enorme edificio que incorporaba hotel, oficinas y el teatro propiamente dicho, cuya extraordinaria acústica lo convirtió en una obra modélica.

Auditorium de Chicago (1886-1889)

En 1881 concluyeron en St Louis (Missouri) otra construcción de diez plantas, el Wainwright Building, pero esta prolífica asociación se disolvió en 1895, y para Sullivan comenzó el declive económico.

Wainwright Building

En 1904 construyó su obra maestra en solitario, el almacén de Carson Pirie Scott (en un principio Schlesinger-Meyer), uno de los mejores ejemplos arquitectónicos de la escuela de Chicago.

Almacén de Carson Pirie Scott

De sus construcciones posteriores, tan sólo se conservan dos pequeños bancos, el Security Bank de Owatonna (Minnesota, 1908) y el Peoples Savings Bank de Cedar Rapids (Iowa, 1911).

Sullivan también fue un prestigioso teórico, que expresó sus ideas en conferencias y escritos como el, ya clásico, “Autobiografía de una idea”, 1924. Su famosa afirmación “la forma sigue a la función” se convirtió en una motivación para muchos de sus colegas, aunque él nunca la aplicó de forma literal, sino tan sólo en el sentido de que la idea de un proyecto podía partir simplemente de sus consideraciones funcionales. De hecho, él empleó en todas sus obras, un exquisito lenguaje ornamental, incluso en los rascacielos. Murió en Chicago el 14 de abril de 1924.


Guillermo Marfà Permanyer, UIC Barcelona School of Architecture.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s