Aino Aalto

25 de enero de 1894 – 13 de enero de 1949

En el marco de la exposición sobre el arquitecto finlandés Alvar Aalto que podéis encontrar actualmente en el CaixaForum de Barcelona, hoy queremos hablaros de alguien que no ha sido tan reconocida como él pero que ha tenido un papel determinante en su obra, su mujer Aino Aalto (1894-1949).

Aino Aalto fue una de las primeras arquitectas finlandesas y trabajó junto a su marido en muchas obras que combinan la arquitectura vernácula escandinava con lo moderno y funcional. Históricamente muchas de estas obras se le han atribuido únicamente a él pero el trabajo y la influencia de Aino es algo ya evidente.

 

alvar-aalto-the-savoy-vase-1936-1345204659

Savoy vase, 1937

2006BF7488_jpg_ds

Colección Bölgeblick , 1932

Sanatorio antituberculoso de Paimio, 1929-1933

Aino nació en Helsinki en 1894 y se graduó como arquitecta en el Instituto de Tecnología de Helsinki en 1920. En 1924 empezó a trabajar como asistente en el despacho de Aalto y seis meses más tarde se casaron. Dicen que el secreto del matrimonio era la reciprocidad de contrastes. Aalto era infatigable, efervescente e incalculable y Aino en cambio, era meticulosa, perseverante y contenida.

Ella es conocida principalmente por sus trabajos de diseño a pequeña escala, como por ejemplo, el diseño de piezas de vidrio, los interiores de la famosa Villa Mairea, el diseño de mobiliario para el Sanatorio de Paimio o el de la cocina mínima.

Villa Mairea, 1937-1940

Su papel en el diseño de arquitectura nunca ha sido verficado pero se dice que el diseño de la Parroquia Pöytyä fue completamente obra suya. Aino se dedicó sobre todo a la construcción de edificios a pequeña escala, concretamente a las villas veraniegas. Un ejemplo de ellas fue su propia casa de verano, la Villa Flora en Alajärvi.

Villa Flora, 1926

En 1935 el matrimonio fundó Artek una empresa dedicada a la “industria doméstica” que vendía accesorios de iluminación y muebles diseñados por ellos mismos. Aino fue la directora creativa ya desde 1941 y hasta su muerte ejerció de directora general.

En 1938 se presentaron por separado al concurso para el Pabellón de Finlandia para la Feria Mundial de Nueva York, en el que Aalto ganó los dos primeros premios y Aino obtuvo el tercer premio. Finalmente el pabellón se construyó a partir de las ideas de las tres propuestas que había sido presentadas por la pareja.

Pabellón de Finlandia, 1939

La pareja trabajó siempre ofreciendo oportunidades para la innovación arquitectónica y la experimentación sobre aspectos constructivos y materiales, combinando el pensamiento moderno con lo tradicional y los materiales naturales que humanizan el lenguaje funcionalista.

Si estáis interesados en conocer más sobre la historia de otras arquitectas que, como Aino, no han sido suficientemente reconocidas a lo largo de la historia, no podéis perderos el blog “un dia, una arquitecta” en el que trabajan para dar visibilidad a las mujeres que se dedicaron a esta profesión y que su historia no ha sido contada con la misma intensidad que la de sus compañeros.


Rafa Bennasar, UIC Barcelona School of Architecture

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s