Entrevista Alumni: David Fernández

Lugar y año de nacimiento: Mallorca, 27/10/1984

Lugar de residencia: Santiago de Chile, Chile

Ocupación: Arquitecto

 

1_Cuestionario rápido

1.a_Escoge:

Una ciudad que funcione: Barcelona

Un paisaje agradable: Cualquier rincón de la carretera Austral, en la Patagonia Chilena

Un libro: La conjura de los necios, de John Kennedy Toole

Una película: Cualquier película de Wes Anderson

Una exposición: La colección permanente del Hermitage

Una canción: Between the Bars de Elliott Smith

Un artista: Carlos Chaouen

Un arquitecto: Richard Rogers

Un plato: Tumbet

Un deporte: Fútbol

Un profesor: Aprendí mucho con Antonio San Martin, Vicenç Sarrablo o David Baena, aunque la lista podría ser mucho más extensa.

Una asignatura: Proyectos

Un material: Acero

 

1_b Sobre Barcelona:

Eixample: Un ejemplo

La Diagonal: El catalizador

Sagrada Familia: “El Hito”

Las Ramblas: Un parque de atracciones urbano

Glorias: Un tatami de arquitectos

L’Illa: Funciona, que no es poco

Forum 2004: Una oportunidad perdida

22@: Una oportunidad

Hospital de Vigo
Nuevo Hospital de Vigo

2_Preguntas
:

¿Por qué estudiaste arquitectura? ¿Qué es lo que más valoras de los estudios de arquitectura, lo que más te ha servido para ejercer la profesión o personalmente?

De pequeño mi juego favorito consistía en fabricar mis propios juguetes. Seguro que allí sembré esa semilla que tomó forma cuando tomé la decisión definitiva de estudiar arquitectura. Me atrae pensar, diseñar algo para ver cómo luego se plasma en la realidad.

El arquitecto es un hombre “orquesta”, una labor multidisciplinar donde uno debe ser capaz de coordinar diversos profesionales. Durante la carrera aprendí que el éxito reside en el esfuerzo y la capacidad de trabajar en equipo. Es físicamente imposible que uno lo sepa todo, lo que sí es imprescindible es saber quién es el mejor para desarrollar cada parte de un proyecto y depositar en esa persona toda la confianza.

 

¿Qué destacarías de tu paso por la ESARQ? ¿Qué crees que aporta a sus alumnos en comparación con otras escuelas?

Durante los años que llevo compartiendo proyectos con profesionales de todo el mundo, especialmente Europa, Sudamérica y Asia, siempre he tenido la satisfactoria sensación de que mi escuela me dio las herramientas necesarias para trabajar codo con codo junto a todos ellos. La ESARQ es una forma de entender la formación del arquitecto desde el proceso, no únicamente desde el resultado. En mi opinión esto es muy importante, en todo proyecto sin importar su escala, el camino más corto para alcanzar un buen resultado es el cuidado por el modo en que se llega a él.

 

¿Qué consejo darías a un estudiante de la ESARQ, cuando empieza? ¿Y cuando finaliza sus estudios?

Disfrutar tanto como se pueda de cada etapa. Cuando uno estudia tiende a hacerlo pensando en acabar.

Tras los estudios, responsabilizarse de su propio futuro. La sensación de vértigo ante el inicio del ejercicio profesional tiene una cura muy fácil: ejercer y enfrentarse a esos fantasmas. Además, no olvidarse de que la facultad es sólo una etapa del aprendizaje y que cada día de trabajo es un peldaño más en la formación del arquitecto.

Centro de Arte Botin de Renzo Piano

 

¿Qué aportó el TFG a tus estudios? ¿Cuál fue el tema, era adecuado? ¿Quién tu profesor?

 

Durante el TFG apliqué una metodología de trabajo basada en la constancia que he seguido practicando hasta hoy. Para ello, mi tutor Antonio San Martín fue fundamental. En el TFG uno aprende a planificar el proceso de proyectar, se forma en la toma de decisiones y adquiere la capacidad de afrontar un proyecto desde la globalidad.

 

 

¿Cuál fue el siguiente paso al acabar el TFG? ¿Lo tenías planificado?

Tras el TFG tuve la fortuna de empezar a ejercer en una oficina cuyos proyectos se centraban en Vietnam y España. Era consciente de que quería ver diferentes maneras de trabajar, y no hay mejor manera de hacerlo que participar en proyectos en diferentes países y con compañeros de diversas nacionalidades.

Eso me abrió las puertas para desplazarme a Madrid incorporándome a LVA, donde tuve la suerte de trabajar con arquitectos que todos hemos estudiado durante la carrera, con los que nunca llegas a imaginar que un día compartirás una mesa de reuniones: Richard Rogers y Renzo Piano.

 

¿Qué obstáculos te encontraste al acabar la carrera para encontrar trabajo? ¿Qué consejo darías a los recién titulados?

La única carta de presentación que tiene un recién titulado a la hora de acceder a un trabajo es su ilusión (evidentemente también el expediente académico). Mi consejo es el no desanimarse, mostrar siempre una actitud proactiva y anotar un “SI” en la casilla de disponibilidad para desplazarse a otros países.

 

¿Cuál fue tu primera experiencia como arquitecto?

Mi primer contacto con la arquitectura fue antes de iniciar la carrera. Pude asistir a muchas fases del proceso de diseño y posterior construcción de un emblemático edificio del Parque de Tecnologías Ambientales de Mallorca. Recuerdo perfectamente cómo en una de esas reuniones me planteé por primera vez ser yo el que expusiera un día un proyecto como aquel.

 

¿A qué te decidas actualmente? ¿Qué proyectos estás desarrollando? ¿Qué planes tienes de futuro?

Desde hace cerca de dos años me encuentro en Santiago de Chile, donde llegué para desarrollar dos grandes proyectos hospitalarios además de estar trabajando en el diseño del nuevo Aeropuerto Internacional de Santiago. Mi especialización me ha llevado a ocupar un cargo como experto en arquitectura sanitaria tras haber participado en varios proyectos de hospitales en España, Nicaragua y Chile (tanto con LVA como con Idom-ACXT).

En mi caso, futuro y presente se han solapado, abriendo una oficina en Mallorca desde la que ya hemos empezado a participar en proyectos en Sudamérica y España. Se trata de Modo architects . Es un reto personal compartido con un fantástico equipo profesional y humano.

 

¿Por qué optaste por esta opción? ¿Crees que podría ser una salida laboral para los nuevos titulados?

Sin duda la experiencia internacional te enriquece en lo profesional y personal a partes iguales. Lo considero una excelente opción no sólo por el complejo contexto actual de la profesión en España, sino como forma de satisfacer la necesidad que todo arquitecto tiene de continuar aprendiendo.

 

¿Qué te gustaría hacer como arquitecto?

Mi motivación reside en trabajar duro para ver cómo los proyectos en los que está inmerso Modo architects siguen adelante. Mi experiencia trabajando en grandes estudios de arquitectura ha resultado muy enriquecedora, aplicar ese conocimiento a proyectos propios es algo indescriptible.

 

En la situación actual, de crisis en el sector, ¿cómo crees que se debería posicionar o responder la profesión?

En mi opinión  la respuesta ante esta situación debe ser una conjugación de trabajo, capacidad y adaptación. El trabajo en la fórmula del éxito es innegociable. La capacidad resulta de la acumulación de experiencia y la habilidad para ponerla en práctica. Y finalmente la adaptación se refiere a conocer las necesidades del cliente, a ser conscientes de la globalidad de nuestra profesión  y estar dispuesto a invertir mucho esfuerzo para llegar a la meta que uno se propone.

 

Alexandre Martínez Llapart, Equip Cultura ESARQ

 

 

 

2 thoughts on “Entrevista Alumni: David Fernández

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s