¿QUIÉN BAILA LA SNØHETTA?

SNØHETTA 2

Josep Maria Valls

JALEO, EMBROLLO Y UN PASITO PA’ ATRÁS.

Tranquilos, no estamos delante de un nuevo baile. Snøhetta es una oficina internacional de arquitectura, paisajimos y diseño de interiores con sedes en Oslo y Nueva York. Está constituida por los arquitectos Craig Dykers y Kjetil Trædal Thorsen y otros cinco socios. Se fundó en el año 1989 y entre sus obras más representativas encontramos la Biblioteca Alexandrina, construida en conmemoración de la antigua Biblioteca de Alejandría, la Embajada Noruega en Berlín, la ampliación del Museo de Arte Moderno de San Francisco y la Ópera de Oslo.

En resumen, podemos llegar a decir que nos encontramos ante de un despacho de arquitectura potente, importante, interesante, fuerte, con historia, firme en arquitecturas realizadas y de una muy alta calidad. Quien pudiera ser Snøhetta.

Pero incomprensiblemente, y enfatizo “incomprensible”, porque no quiero llegar a creérmelo surge el proyecto Ras Al Khaimah Gateway. Proyecto expuesto en el documental The Desert Castle, dirigido por Eirin Gjorv en el año 2007. Y es en este preciso momento, después de ver dicho documental, cuando me doy cuenta del impacto digital, de una arquitectura llevada al territorio de los social media, exponiendo el manejo de la idea de innovación y sus posibles tergiversaciones. No imagino una comparación entre estos arquitectos y la generación Big Brother, pero sí temo admitir una similitud de tendencias. El render, la arquitectura objeto, la filigrana, el porqué sí. El paradigma que muestra la infalible conexión dinero-desierto. Arquitectura de revista.

Simplemente el profundo, divertido, abierto y sarcástico estudio de cómo diseñar una ciudad en medio de la nada mostrado en el fragmento del documental donde Kjetil Trædal Thorsen explica cómo él ha pensado colocar la pieza es brutal. Es el todo. El silencio fortuito de todo el equipo en consonancia a la meditación necesaria para digerir tal conclusión es omnipresente. Efectivamente a posteriori podríamos hacer una crítica severa respecto a la forma que adopta en sí el proyecto: del material con que se ejecutaran las fachadas; de las negociaciones entre ellos y el cliente o de otros muchos aspectos que van mostrándose durante el documental. Pero lo que más nos inquieta es el hecho de cómo y porque un estudio arquitectónico de unas tendencias baila a otras.

Entendemos el auge de la arquitectura espectáculo, sin embargo no llegamos a comprender como dicha arquitectura es justificada en el proyecto explicando que se trata de una arquitectura vernácula. Evocando esencias de arquitecturas árabes. Una propuesta de landscape inspirada en el desierto circundante y el paisaje de montaña. Buscando la sombra de una forma natural y de variedades infinitas, dando así espacios íntimos, protegidos y tejidos. Marcando el acceso a la plaza principal con una torre hito, la cual debe medir 200 metros para que todo el mundo pueda reconocer el acceso. Este hito efectivamente será el escenario perfecto para un hotel de 5 estrellas plus, con vistas panorámicas… lo de siempre.

SNØHETTA 1

Por qué justificarlo, por qué admitirlo.

Tirar un puñado de arena sobre la mesa, señalar donde está el mar y a continuación con una regla rasgar una línea recta mostrando donde se coloca el proyecto Ras Al Khaimah Gateway, no es forma. Y aún menos siendo Snøhetta, que yo personalmente he admirado, estudiado y emulado con infinito cuidado.

Recuerdo el proyecto que hicieron del Pabellón Tverrfjellhytta, pabellón de observación que pertenece al Centro Noruego del Reno Salvaje, donde el objetivo principal de estos 75m2 de construcción, es ofrecer albergue a los grupos de estudiantes y visitantes interesados en aprender la maravilla de la vida salvaje en la zona y la historia de las Montañas de Dovre. La base de la idea arquitectónica es el paisaje natural, la cultural y lo místico. Los materiales son acero, cristal y madera. La nobleza respiraba en todo el proyecto. Esa melodía me gustaba.

Aunque hay que admitir que el compás de la melodía se incrementaba en la ejecución del banco de madera, ya que el trabajo en madera se combinó entre la artesanía tradicional y el fresado 3D. Tal como decía Knut Bjørgum, arquitecto director del proyecto: “Utilizamos un robot para realizar un modelo del banco en nuestras oficinas de Oslo y luego enviamos los archivos 3D a un constructor de barcos en la costa oeste de Noruega para su construcción. Ellos tienen cientos de años de experiencia en la construcción de barcos y eran los únicos que encontramos con las habilidades para trabajar la madera de esta manera. Las capas fueron fijadas unas con otras mediante pinzas para que adquirieran la forma, y así todo el conjunto fue armado, sin necesidad de clavos o pegamento”.
Y es ahora cuando me pregunto; qué ha cambiado, qué ha pasado; que hemos ganado de no aprender de cosas que ya sabíamos; de aspectos de la vida que parecía que controlábamos. Reflexiones que nos funcionaban y nos ayudaban a entender el sentido y la vocación de una profesión tan servidora y conectora como la de arquitectos. Pluridisciplinarios en tomar decisiones e intentar resolver y facilitar las cosas. Creo que el material preciso era la madera y efectivamente éste tenía que adaptarse a la sinuosidad del cuerpo humano. El meandro dando cobijo al hombre es motivo de render. Pero los motivos de Ras Al Khaimah Gateway son insuficientes, Comparen.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s